PortugusBrasilEnglish (UK)Spanish

Las Siervas del Plan de Dios celebramos nuestro XVII Aniversario de Fundación

Lima, 18 de agosto de 2015.- En la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María al Cielo, las Siervas del Plan de Dios celebramos nuestro XVII Aniversario de fundación, participando con alegría y gratitud de la Santa Eucaristía ofrecida en los distintos lugares en los que estamos presentes, como acción de gracias por tantas bendiciones recibidas en estos años y ofreciendo por las intenciones de aquellos que más necesitan.

 

PP 02feb2014

En Lima, ciudad en la que fuimos fundadas, las Siervas junto con numerosas familias, amigos y miembros de nuestra Familia Espiritual, participamos de la Eucaristía presidida por el Padre Jaime Baertl, capellán de nuestra comunidad. En su homilía, el Padre Jaime nos exhortaba a profundizar en el horizonte que esta fiesta mariana nos pone delante: “la fiesta que hoy celebramos nos habla del Cielo, de mirar al Cielo, nos habla de la alegría, nos habla de una nueva vida en el Señor. Todos estamos llamados a volver a la casa paterna, lugar donde veremos al Señor cara a cara, el lugar donde lo conoceremos como Él nos conoce, el lugar donde la felicidad será absoluta y total, y para caminar hacia eso, hoy Jesús nos da la clave: nos hace mirar a nuestra Madre, mirar a María”. 
PP2015 1
Luego exhortó a las Siervas a “dar testimonio de alegría, de coherencia, de radicalidad, de que son signos de contradicción, de que no están buscando agradar a los demás sino agradar al Señor (…) No dejen de darnos ese testimonio, necesitamos de su alegría, necesitamos de que sigan siendo siervas, siervas de la Palabra, siervas de María, siervas del Señor, siervas de ese Plan sagrado del Señor que es camino seguro para llegar a ese esplendor y a esa alegría del Cielo que hemos descrito”.

Finalmente como señal de nuestro amor filial a la Virgen María, le ofrecimos un sencillo homenaje entonando el canto “la Asunción”, para que junto con el incienso ofrecido se eleven al Cielo nuestras intenciones y las de muchos que se confían a la intercesión de Santa María, Nuestra Madre.