PortugusBrasilEnglish (UK)Spanish

Anunciando la Buena Nueva en las alturas del Perú

 

A dos horas de la ciudad de Ayacucho, a través de unas carreteras aún no asfaltadas y acompañadas por una variedad de paisajes, llegamos al poblado de Quicato, ubicado a 3580 m.s.n.m. La mayor parte de la población de Quicato es católica, pero a consecuencia de la falta de sacerdotes, este lugar no se encuentra atendido pastoralmente y las sectas han ido acaparando el terreno, llevando mucha confusión a nuestros hermanos católicos, quienes se descubren frágiles en su fe. Es por ello que algunas personas engañados y siendo atemorizados por miembros de las sectas protestantes, ante la ignorancia e incertidumbre han dejado la Iglesia Católica.

Debido a esta realidad, las Siervas del Plan de Dios de la comunidad de Ayacucho hemos visto la urgencia de acompañar y formar a las personas necesitadas de una atención pastoral. Es así que este año dimos inicio al ciclo de misiones comunitarias 2013, con el fin de ayudar, enseñar, alentar y fortalecer la fe, esperanza y caridad de nuestros hermanos campesinos.

Estas misiones se llevaron a cabo del 22 al 25 de febrero allí se realizaron diversas actividades de evangelización como el rezo del vía crucis, procesión Mariana con la imagen de Nuestra Señora de la Reconciliación, el rezo del santo Rosario, catequesis con niños, visitas domiciliaras a ancianos y enfermos y reuniones de formación en la fe con adultos y jóvenes. Además, nuestra presencia durante esos días, permitió que se celebrara la Santa Misa dominical y que muchos de los pobladores puedan recibir el sacramento de la Reconciliación. mis ayacucho2013b

Esta experiencia constituye un ámbito muy especial de despliegue apostólico, pues nos permite amar, descubrir el rostro de Cristo en cada persona a la cual nos acercábamos y poder transmitirles a un Dios cercano y misericordioso que los ama y que no se olvida de ellos. El proyecto de realizar misiones frecuentes a estos poblados tiene como fin fortalecer la Fe en los caseríos más necesitados de la diócesis de Ayacucho.