PortugusBrasilEnglish (UK)Spanish

Dios nos confía una hermosa misión en Lima, la pastoral de la salud en la nueva sede del Hospital de Niño

pp2013 5

Lima, 14 de octubre de 2013.-  Hace aproximadamente 4 meses, Dios nos encomendó la hermosa misión de implementar la capilla del nuevo Instituto Nacional de Salud del Niño, “Hospital del Niño” ubicado en San Borja. Fue una bendición muy grande que poco a poco íbamos entendiendo.

El nuevo Hospital del Niño se inauguró en el 2010, pero no entró en funcionamiento. Desde ese año el Arzobispado de Lima pidió un sitio para construir una capilla, en donde los niños, los familiares, los doctores y todo el personal, se alimentará del verdadero Pan de Vida y se fortaleciera en estos momentos difíciles de enfermedad. Pero Dios en su sabiduría haría esperar tres años para que este hospital entre en funcionamiento.

Aproximadamente a mediados de este año 2013, ya se veía venir el inicio de labores, dentro de este contexto Monseñor Adriano Tomasi colocó una cruz muy grande y hermosa en el sitio destinado para la Capilla, ya que habían ideas de convertirla en un oratorio ecuménico. Y es así como Dios a través de Monseñor Adriano Tomasi nos encomienda a las Siervas la hermosa misión de implementar la capilla.

hnaval4

Aquí empezó una aventura que poco a poco se fue convirtiendo en una hermosa pedagogía de Dios para todas. El ambiente que iba a ser la capilla, básicamente no tenía nada, parecía una gran oficina, tocaba empezar desde cero para que poco a poco se volviera un lugar digno para el Señor. El primer día que fuimos a medir los espacios para obtener un diseño arquitectónico claro, un señor del personal de limpieza delhospital entró a la capilla y sacándose el gorro que llevaba, se persignó y seguidamente nos preguntó ¿cuándo iba a haber misa?, para nosotras fue una confirmación de parte del Señor, Él realmente quería quedarse en este hospital. Dios en todos estos meses ha permitido grandes milagros: personas que con generosidad donaron de su tiempo y también de sus bienes para la implementación de este lugar santo, otros que no tenían miedo de proclamar su fe, aceptando ser signos de contradicción en su mismo lugar de trabajo.

Hemos contado con la compañía constante y de pastor de Mons. Adriano Tomasi, quien con mucho celo apostólico, nos ayudaba en todas las necesidades que requería la capilla y al mismo tiempo abriéndonos el horizonte a la nueva misión que el Señor nos iba a encomendar, decía: “Esta misión es muy grande, aquí van a venir los niños más pobres del Perú, es muy grande… que ganas que ya estén aquí, van a hacer mucho bien.” Más adelante antes de la inauguración de la capilla, Monseñor Tomasi, a través de una carta nos dijo: “Siento el deber de agradecerle por el gran servicio que las Hermanas Siervas del Plan de Dios han venido realizando en el nuevo Instituto Nacional de Salud del Niño (Hospital del Niño), preparando la capilla que ha quedado muy digna y hermosa. Además, la presencia de las Hermanas ha suscitado desde el comienzo mismo del Hospital, un respeto y cariño tanto en las autoridades como en el personal, lo cual ha servido para que en elHospital exista simpatía y apoyo hacia la Iglesia, su presencia y su servicio” (Lima, 9 de setiembre de 2013).  

El día 25 de septiembre a las 11:20 de la mañana empezó la Misa para la bendición de la capilla y en donde iban a reservar el Santísimo para que se quede en el Hospital. La Misa fue hermosa, solemne y muy cercana, asistieron los directivos, personas del estado, los doctores, enfermeras, también estaban algunas personas del personal administrativo y de limpieza. Fue hermosa, porque era el mismo Dios que nos decía a toda la asamblea que siempre se quedaría con nosotros, que Él les daría la fuerza necesaria para acompañar a estos niños, que como decía en la homilía Mons. Tomasi, “estos niños son los que vienen sin bastón, ni alforja, ni pan, ni plata (Cf Lc 9,1.6); ellos vienen sin nada, para ser curados no solamente de las heridas del cuerpo sino del corazón que también con tiene muchas heridas". 

Ahora se nos encomienda una nueva misión que es ser las responsables de la Pastoral Sanitaria en el nuevo Hospital del NIño. Esta nueva misión que vamos a empezar es muy hermosa y aunque aún no podemos visualizar todas las bendiciones que dentro de las Siervas va a traer, tenemos el corazón muy agradecido por el gran regalo que nos da Dios de poder acompañar a estos niños, a los familiares y a todo el personal del Hospital, siempre recordando las palabras del Señor Jesús: “Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era forastero y me acogisteis, estaba desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y acudisteis a mí… Os aseguro que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mt 25, 35- 36. 40). 

Les compartimos algunos momentos de la Misa de la bendición de la capilla  Haz click aquí