PortugusBrasilEnglish (UK)Spanish

"Misionando 2014" - de misiones en tierras africanas

misionesafrica9s Del 16 de enero al14 de Febrero Algunas de nuestras hermanas siervas de la comunidad de Santiago de Chile, tuvieron la bendición de comenzar el proyecto “Misionando 2014” en tierras africanas donde las siervas servimos en la ciudad de Huambo – Angola desde el año 2005.

Nos comparten nuestras hermanas Ana Cecilia y Daniela: Durante nuestra estadía en Huambo participamos del trabajo pastoral de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes ubicada en el Barrio de Calomanda, donde nuestras hermanas de África hacen apostolado. Ahí tuvimos la oportunidad de animar la catequesis diaria que en ocasiones alcanzaba un número de 500 niños, de visitar las casas de las personas ancianas y enfermas. Así, el Señor nos dio la bendición de que con su gracia, podamos vivir aquello que dice en las Sagradas Escrituras "pasó haciendo el bien". Así lo expresan las palabras de una señora necesitada a quien nuestras hermanas ayudaron: Esto ni lo soñé, ni lo pedí y Dios me lo dio… es que Dios es Padre, no padrastro. 
 
Además del apostolado en la parroquia, las misioneras se desplazaron a las Aldeas de Sapombo y Boas Aguas, estas aldeas están ubicadas a 2 horas de la ciudad de Huambo, son aldeas de difícil acceso, al estar ubicadas en zonas rurales, las personas tienen muchas necesidades básicas de alimentación, agua, vivienda, vestido y salud. La mayoría de la población está conformada por niños y ancianos. Aquí pudieron realizar programas de catequesis y diversas actividades y campañas de promoción humana como talleres de salud, higiene y nutrición. 
 
MisionesAngola2014 1
Esta doble experiencia como fue el compartir con las personas de la ciudad de Huambo, la gente de las aldeas y también el grupo de misioneras ha permitido captar realidades muy diversas pero que tienen una misma respuesta: El amor de Dios que siempre responde a la búsqueda del ser humano.
 
Una de las misioneras nos comparte: Antes de llegar a misiones, tenía en mi cabeza el objetivo único de que las personas se pudieran encontrar con Dios a través de nosotras, que supieran cómo su amor nos permite superar cualquier dificultad en nuestra vida, y cómo además nos lleva a la verdadera felicidad, pero cuando fui conociendo los corazones alegres y llenos de optimismo de muchos niños que no tenían los suficientes cuidados sanitarios ni afectivos, y las sonrisas esperanzadas de los ancianos, que pese a los años jamás faltaban a una misa, descubrí que a través de ellos podía ver el rostro del Señor. Vi en todo esto cómo Dios se presenta de manera más fuerte en los más sencillos y pobres de espíritu, y cómo la gracia actúa en quienes confían y siguen su Plan, en quienes aman de verdad.
 
Las misiones culminaron exitosamente, nuestras hermanas junto con las jóvenes que las acompañaron regresaron felices a Chile y con muchas experiencias que seguramente serán difíciles de olvidar: “Las siervas tenemos un sólo corazón y la misión de una es la de todas”, así lo vivimos al compartir con nuestras hermanas de la comunidad de Huambo, participando de su misión descubrimos que cada una amando en lo que Dios le pide, hace realidad lo que Él ha pensado desde un inicio para nuestra Fundación: Ayudarlo a que muchos se salven.

Ha sido una experiencia hermosa para nosotras, Dios nos ha permitido percibir de forma intensa cómo vibra el corazón de una sierva por llevar al Señor Jesús a aquellos que más sufren, por amarlo y comprometerse con Él mismo que sufre en ellos y por dejarnos amar por Él en la sencillez del cariño de estos pobres de espíritu. Concluyen nuestras hermanas al compartirnos su experiencia. 
 
 
TESTIMONIO
 
misionesafrica6s
Les compartimos también el testimonio de María Jesús Rossi quién participó de esta experiencia intensa: “Dentro de la cultura de hoy, en la que se cree que el individualismo y el activismo es lo que nos impulsa al éxito, evitamos hacer silencio para descubrir que, nuestro corazón tiene el anhelo de salir al encuentro de los otros, que el ser humano de una u otra manera busca amar y ser amado, y que solo así puede llegar a ser verdaderamente feliz. Y en cuanto a esto, muchos se preguntarían ¿Por qué necesitaría de los otros para ser feliz? Y para mí, esta respuesta la encontré en Misiones de África.

¿Por qué necesito de otros para ser feliz? O tal vez, ¿Por qué soy feliz necesitando a los otros? Fieles a la semejanza que Dios nos dio, para que amemos y necesitemos amar, las hermanas me dieron la respuesta; el amor en el servicio, en el estar atento al otro, en la paciencia, el amor en la entrega sin límites frente a cualquier debilidad y fragilidad, ayudando a cargar la cruz, y las dolencias de muchos sin ni siquiera conocerlos, haciendo suyos sus sufrimientos. El amor en ver lo esencial, en ver la verdad, en luchar sin flaquear por la dignidad de los enfermos, de los niños, de los más olvidados, estando atentas y disponibles para que cada persona sin distinción, ya sea por su religión, por accesibilidad, por demanda, llegue al encuentro del Señor”. (María Jesús Rossi)

vocyam2013a

 

Les compartimos algunos momentos de las Misiones  Haz click aquí